Agentes en la prensa

Te recordamos que si conoces o has participado en algún servicio efectuado por el Cuerpo de Agentes de Medio Ambiente de Andalucía, y no lo has visto reflejado en ningún medio de comunicación, puedes enviarnos la información para que lo incluyamos en esta página.

Seguidamente aparece un listado con alguna de las notas de prensa aparecidas en medios de comunicación, donde se hace referencia a actuaciones realizadas por el Cuerpo de AGENTES DE MEDIO AMBIENTE de la Junta de Andalucia durante el presente año 2010.

Agente de Medio Ambiente acompañando a reporteros en Sierra Nevada
 
El Guarda Mayor del Parque de Sierra Nevada denuncia a la Junta por acoso laboral (01/02/10)

Se considera "atrapado" en un puesto sin responsabilidad.

"La gota que colmó el vaso fue volver de las vacaciones de Navidad y encontrarme que de tener escritorio propio había pasado a compartir un ordenador en una esquinita y en el que tengo que guardar turno para poder sentarme", explica Manuel Román, antiguo guarda mayor del Parque Nacional de Sierra Nevada que con la transferencia en 2006 de la gestión de manos del Ministerio de Medio Ambiente a la Junta de Andalucía se encontró "en un puesto sin funciones y que no se me permite abandonar" contra lo que lleva reclamando tres años "y sufriendo las consecuencias".

Como Manuel Román, cuyo puesto exacto en 2006 era el de agente medioambiental jefe en el Parque Nacional de Sierra Nevada "desde el que coordinaba al resto de agentes, básicamente", hasta 70 funcionarios en toda Andalucía fueron 'recolocados' en el puesto de Coordinador de Unidad Territorial cuando se reorganizó la red de Parques Naturales, puesto declarado "a extinguir".

Esto implica que desapacerá en el momento de quedarse vacante, pero Manuel reclama que "a mi se me asignó como si lo estuviese, no sé por desidia o mala fe" lo que le ha llevado a ocupar un puesto sin funciones en absoluto. "Yo antes hacía trabajo de agente medioambiental, recorriendo el parque, denunciando infracciones, y, como agente jefe, coordinando a los demás", ahora "los compañeros que estaban por debajo han podido seguir ejerciendo".

Desde la transferencia, en julio de 2006, "mis funciones van desapareciendo y al cabo de los meses me quedé primero ejerciendo sólo en la parte de Almería de Parque, y luego, cuando toman posesión los nuevos cargos, sin poder hacer nada de nada".

Los nuevos cargos son los coordinadores biogeográficos, de concurso, y el Coordinador General del Espacio, cargo de libre designación. "La transferencia me dejó fuera de la estructura, pero lo que reclamo es que se me de contestación al pedir que se aclaré cuáles son mis funciones", se queja.

Román afirma que "he tenido que aguantar que se diga a mis espaldas que estoy cobrando sin hacer nada, cuando desde el principio lo único que quiero es poder trabajar". No puede promocionar por concurso "porque no me reconocen los puntos de antigüedad, así que he reclamado de varias maneras, y mientras duren los recursos, nada".

Imposibilidad de abandonar el puesto.

Hace dos años intentó convertirse en autónomo y buscar un trabajo fuera de la administración mientras durase el proceso "y me contestaron que por mi condición de funcionario era imposible. Estoy atrapado en mi puesto".

El lugar de trabajo que encontró al regresar de Navidad "es ridículo, comparto espacio con cinco personas y a veces algunos esperamos de pie a que otros acaben, no hay espacio para tomar notas ni trabajar en los cursos de reciclaje que es lo único que me están dejando hacer". Su ordenador, además "me lo han dejado sin internet, como si fuese a utilizarlo para jugar a los marcianitos, cuando en mi casa tengo hasta cinco ordenadores que puedo usar. Si estoy haciendo un escrito y necesito consultar la ley o el BOE, tengo que pedir permiso a los compañeros para usar otro".

El Sindicato Andaluz de Funcionarios de la Junta de Andalucía (SAFJA) ha presentado dos escritos pidiendo explicaciones por la situación de Román, el último el pasado diciembre, en el que reclamaban que de "persistir" tanto la situación de "recorte de derechos" de Manuel como la falta de contestación, el sindicato lo consideraría como "acoso laboral".

Tanto Manuel Román como SAFJA no creen que el problema acabe en su situación particular. "Ni uno solo de los que trabajábamos en el Parque Nacional antes de la transferencia hemos accedido a puestos de responsabilidad", afirma Román, "todos han sido para compañeros que venían del Parque Natural o para cargos de libre designación". Pero la reclamación principal viene de que "no se nos reconoce la antigüedad en el cargo para poder concursar y promocionar, se han truncado todas las trayectorias profesionales. Eso, además, hace que ahora se cobren sueldos más bajos".

El complicado encaje de bolillos de la promoción y las partidas que cobran los funcionarios de Junta y Estado provoca este desajuste en el que los provenientes de la administración central reclaman "igualdad de derechos". El pasado diciembre, el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Huelva ya reconoció como "discriminatorio" este trato en el caso de una funcionaria que pasó del INEM al SAE, y el sindicato espera que siente jurisprudencia.

"El problema" comenta Román, cuyo último contencioso planteado está previsto para mayo, "es que la táctica de la Administración es recurrir y recurrir a través de la abogacía del Estado. Es normal que muchos compañeros se harten y lo dejen, porque es un dinero que te está costando" y, "en mi caso, además, me encuentro con que, cómo no me canso y lo reclamo todo, me encuentro situaciones como las de la mesa de trabajo".

(Fuente: artículo publicado en elmundo.es).


Los Agentes de Medio Ambiente denuncian la carencia de equipos (11/02/10)

Los Agentes de Medio Ambiente denuncian las carencias de equipos.

La Asociación de Agentes de Medio Ambiente de Andalucía (AAMAA) ha denunciado las carencias con las que cuenta este colectivo de funcionarios públicos, incluso durante la época de mayor riesgo de incendios en la Comunidad.

Los agentes critican que carecen de teléfonos móviles para realizar las guardias nocturnas, teniéndose que costear las llamadas de sus bolsillos. Además, según informa la asociación, muchos no disponen de emisoras, o si las tienen, son viejas y no tienen baterías. Este último punto es importante, pues los agentes son la autoridad y los coordinadores de extinción en la mayoría de los incendios forestales a nivel regional.

Por otra parte, el parque móvil está "viejo y obsoleto", según la asociación, con vehículos en continuas y costosas reparaciones, que hacen que en algunos casos, estos agentes carezcan de transportes apropiados para dirigirse al monte, más cuando no disponen, incluso, de rotativo de luces de emergencias. Aparte, señalan los forestales que "los coches no llevan indicativo que identifiquen a los agentes de medio ambiente que los conducen".

La asociación profesional denuncia, igualmente, la carencia absoluta de un plan de formación y especialización para este colectivo. De hecho, muchos de sus miembros no han recibido nunca un curso avanzado de extinción de incendios, superando estas carencias por su elevada experiencia y vocación profesional. También critican la falta de un Plan de Prevención de Riesgos Laborales adecuado al colectivo, no ya sólo para la campaña de incendios, sino para el día a día de su trabajo.

Participación en el Infoca

Ecologistas en Acción de Andalucía ha manifestado su apoyo al colectivo de agentes de Medio Ambienre ante lo dispuesto en el borrador de Decreto del Plan de Emergencias por Incendios Forestales de la Comunidad, por el que la Consejería de Medio Ambiente quita competencias a los agentes para cedérselas a la empresa pública de gestión medioambiental, Egmasa.

(Fuente: artículo publicado en Europaagraria.Es).


Primeros resultados de los Agentes de la Brigada de Envenenamiento de Fauna (28/01/10)

Detenido un vecino de Berja por la utilización ilegal de cebos envenenados. Las muestras recogidas se han remitido al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Andalucía.

La Guardia Civil y la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía de Almería, mantienen una estrecha colaboración y realizan inspecciones periódicas de zona susceptibles de uso de cebos envenenados, actuaciones éstas que han dado como resultado la detención de Miguel Ángel R. S., de 30 años, vecino de Berja (Almería) y a la imputación de una segunda persona de 78 años, como presuntos autores de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

A principio de la pasada semana, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Adra (Almería) tienen conocimiento de los movimientos de personas en las proximidades de un coto de caza del término municipal de Berja (Almería), levantando sospechas de que pudieran estar colocando cebos envenenados.

En una primera inspección, los agentes del SEPRONA de la Guardia Civil localizan el cadáver de una cría recién nacida de cabra doméstica, con tres de sus miembros amputados, restos que fueron recogidos y precintados para su posterior análisis por el Centro de Análisis y Diagnóstico de Andalucía (CAD), dependiente de la Consejería de Medio Ambiente.

Ante tal hallazgo, y con la colaboración de Agentes de Medio Ambiente de la Brigada de Investigación de Envenenamiento de la Fauna en Almería dependiente de la Junta de Andalucía quienes, con la ayuda de canes adiestrados para la detección de venenos, inician el rastreo de la zona afectada, logrando localizar una serie de restos cárnicos ubicados en distintos lugares, que la posterior analítica confirmó su impregnación con un potente veneno.

Después de la localización de los cebos, como resultado de las posteriores investigaciones realizadas por los agentes y tras las entrevistas mantenidas con los responsables de varias explotaciones caprinas afincadas en la zona, proceden a la detención de Miguel Ángel R. S., como presunto autor de los hechos, quien indicó a los agentes que lo hacía para el control de los perros vagabundos en evitación de daños en su ganado. En la actuación de la Guardia Civil también se imputó en los mismos hechos a otra persona de 78 años de edad.

De acuerdo con los resultados de las pruebas realizadas por el Centro de Análisis y Diagnóstico de Andalucía (CAD), dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, los cebos localizados durante la investigación contienen un producto fitosanitario denominado carbamato metomilo, que actúa como un potente veneno, producto tóxico para uso agrícola.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con el detenido e imputado, fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción nº 2 de Berja (Almería).

Hay que recordar que el uso de cebos envenenados es un delito tipificado en el Código Penal y una infracción muy grave de la Ley de flora y fauna de Andalucía.

La presencia de cebos envenenados es un peligro muy acuciante para la supervivencia de especies animales. Las más amenazadas por este tipo de uso de cebos son especies que actualmente están en riesgo y cuya pérdida es un serio revés para la diversidad ambiental.

Por otra parte, los productos utilizados para envenenar cebos son altamente peligrosos también para las personas porque su introducción en los sistemas ecológicos supone un grave riesgo para la salud humana. El tóxico puede incorporarse a la cadena alimentaria de manera indirecta, asimismo, a través del consumo de caracoles o de especies cinegéticas, como el jabalí o la liebre, que previamente hayan estado en contacto con los cebos.

Por parte de la Junta de Andalucía y de la Guardia Civil se está haciendo un esfuerzo muy importante en los últimos años, tanto económico como humano, encaminado a erradicar el empleo de cebos envenenados de Andalucía, una práctica ilegal que supone en la actualidad uno de los principales factores de mortalidad para un amplio grupo de especies incluidas en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas.

Las inspecciones en la lucha contra el veneno, como la acontecida en el término de Berja (Almería), se enmarcan en el conjunto de actuaciones que la Consejería de Medio Ambiente, a través del programa “Estrategia contra el veneno”, y el SEPRONA de la Guardia Civil vienen realizando en Andalucía en los últimos años.

El instrumento operativo de la Estrategia de venenos se basa en la ejecución de un Plan de Acción que incluye medidas eficaces en la prevención y persecución del delito, entre ellas la concienciación e implicación del mundo rural, la creación de Brigadas de envenenamiento de fauna, actuaciones de coordinación con el SEPRONA, curso de especialización y aplicación de técnicas policiales, creación de unidades caninas, etc.

Cabe recordar que a finales de 2009 se realizaron en Almería las III Jornadas sobre la Estrategia contra el veneno con la idea de mejorar la coordinación entre todos los organismos responsables de la erradicación del veneno. A estas jornadas asistieron agentes del SEPRONA, técnicos y Agentes de Medio Ambiente de la Brigada de Investigación de Envenenamiento de la Fauna en Almería y los responsables a nivel autonómico de la Estrategia, precisamente, el desarrollo de este tipo de encuentros ha potenciado la coordinación y la realización de operaciones como la realizada estos días.

(Fuente: artículo publicado en Noticias de Almería).


Condenado el ganadero sorprendido por Agentes de Medio Ambiente colocando cebos envenenados (28/01/10)

Condenan a un ganadero de Castril a 18 meses de cárcel por envenenar a un quebrantahuesos.

El Juzgado de lo Penal Nº 4 de Granada ha dictado una pena de 18 meses de cárcel para un ganadero de Castril (Granada) que fue acusado de matar mediante envenenamiento a una acusado de matar por envenenamiento a un quebrantahuesos en mayo de 2008.

Sin embargo, el ganadero, que responde a las iniciales J.G. G., no tendrá que pasar por prisión, ya que se le ha concedido la suspensión de la pena durante dos años a cambio de que no vuelva a delinquir durante ese tiempo. La sentencia también contempla la inhabilitación del acusado para el ejercicio de la caza y la pesca durante el tiempo de la condena, así como de empleo y cargo público durante el mismo periodo.

La sentencia dista mucho de lo que la acusación particular, ejercida por la Fundación Gypaetus y el Ayuntamiento de Castril, solicitaban: tres años de cárcel y 6.000 euros de multa; en tanto que la Fiscalía pedía para este ganadero una sanción de 3.600 euros de multa e inhabilitación para cazar o pescar durante tres año.

Envenenamiento con Aldicarb.

J.G. G., ganadero de 68 años de edad y vecino de Castril,  fue sorprendido en mayo de 2008 por  una patrulla del Seprona de Huéscar, junto con agentes de Medio Ambiente, colocando varios trozos de carne con indicios de contener Aldicarb, una sustancia tóxica y de uso prohibido en un paraje del Parque Natural de la Sierra de Castril. Esta intervención se produjo cinco días después de que, en el mismo lugar, se hallase el cadáver de  “Segura”, una hembra de quebrantahuesos que nació en febrero de 2007 en el centro de cría de Cazorla y que había sido liberada en la sierra de Segura (Jaén) en mayo de ese año en el marco del Programa andaluz de Reintroducción del Quebrantahuesos de la Junta.

Perros contra los venenos en el campo.

Tras conocer esta sentencia, la Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cintia Castillo, informó ayer desde Granada que su Departamento está preparando una unidad canina especializada en detectar veneno en los campos, protegiendo así a las especies amenazadas como el águila imperial ibérica, el buitre negro, el alimoche o el quebrantahuesos.

En España existen al menos dos unidades caninas dedicadas a la tarea de buscar veneno en espacios naturales.Una de ellas está en Castilla-La Mancha, que, entre otras operaciones, participó en el Campeonato de España de Caza Menor con Perro, para evitar episodios de envenenamiento de canes como los de 2008; y otra en Región de Murcia, que cuenta en la actualidad con cinco perros, tres de los cuales fueron incorporados a esta unidad recientemente.

(Fuente: artículo publicado en elcotodecaza.com).


Los Agentes de Medio Ambiente, importantes recuperadores de fauna para los CREA (25/01/10)

Medio Ambiente recuperó más del 53% de los animales tratados en la red de centros de Andalucía. La participación ciudadana se mantiene como principal fuente para la llegada de estos ejemplares de especies amenzadas.

Un total de 7.348 animales fueron tratados durante 2009 en los Centros de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de la Consejería de Medio Ambiente --197 más que el año anterior--, de los 3.827 (53,67%) fueron recuperados y devueltos al medio natural y sólo 428 se encontraban aún en distintas fase de rehabilitación al concluir el año. Además, 924 de los ejemplares ingresados el pasado año llegaron muertos y 1.528 eran irrecuperables.

Como viene siendo habitual, la colaboración y sensibilización ciudadana ha supuesto la llegada del mayor porcentaje de ejemplares a estos centros, con un 48,2% entregado por particulares (3.542 animales). Además, los programas de vigilancia y control de la Administración también están permitiendo nutrir en gran medida estas instalaciones, con lo que los agentes de Medio Ambiente (12,45%) y los efectivos de la Guardia Civil (11,2%) se colocan en los siguientes puestos de la lista de detección y entrega de animales. El resto correspondió a otros organismos y entidades públicas, grupos ecologistas, cazadores, etc.

Por especies, se ha repetido la pauta de los últimos años y la mayoría de los animales ingresados, casi tres cuartas partes, fueron aves (5.447 casos y un 74,13%).

Seguidamente aparece el grupo de los reptiles (1.516 casos, el 20,63%), debido fundamentalmente a la notable llegada de tortugas moras. Finalmente, con porcentajes menores se hallan los mamíferos (367 ejemplares, el 4,99%) y anfibios (18 casos, 0,24%).

Atendiendo al reparto provincial, el mayor número de ejemplares ingresados se obtuvo en el centro ubicado en Cádiz (1.712), seguido del de Málaga (1.667), Sevilla (1.264), Almería (846), Córdoba (737), Granada (584) y Jaén (538). Y en lo que se refiere a la distribución temporal, los meses centrales del año fueron con diferencia los más propicios para el ingreso de animales, especialmente junio y julio (1.426 y 1.243 ejemplares respectivamente), con una tendencia decreciente a comienzos y finales de año.

En general, entre las causas conocidas de ingreso algo más del 71% son achacables directa o indirectamente a la actividad humana, mientras que el resto, un 28,67%, corresponde a causas naturales. La primera causa en origen de ingresos en los CREA fue por caída desde el nido o abandono de parentales, con 1.299 casos, sobre todo de polluelos y volantones, lo que explica en gran medida que los meses de primavera e inicio de verano concentren la mayor actividad en estos centros.

Le siguen traumatismos diversos (1.058), la extracción del hábitat ante situaciones de riesgo (828), los procedentes de comisos y cautividad (716), desnutrición (501), atropellos (495), destrucción del hábitat (318) o intoxicaciones (227). En menor medida se atendieron también ejemplares por entrada en construcciones, desnides o expolio de nidos, disparos de arma de fuego, choques contra alambradas e instalaciones eléctricas y trampeo.

La Consejería de Medio Ambiente dispone de siete Centros de Recuperación de Especies Amenazadas: Las Almohallas, en la provincia de Almería; Dunas de San Antón, en la provincia de Cádiz; Los Villares, en Córdoba; El Blanqueo, en Granada; Quiebrajano, en Jaén; Pecho Venus, en Málaga; y San Jerónimo, en Sevilla. A estas instalaciones se suma el propio centro de recuperación del Parque Nacional de Doñana, El Acebuche, que colabora con Medio Ambiente.

(Fuente: artículo publicado en teleprensa.es).


Colaboración del Cuerpo de Agentes en la cartografía de flora amenazada (13/01/10)

La Consejería de Medio Ambiente cartografía más de 1.000 poblaciones de plantas amenazadas durante 2009. En el 60% de los casos no se disponía de información previa sobre su presencia.

El trabajo de cartografiado y seguimiento de flora realizado en 2009 por la Consejería de Medio Ambiente a través de la Red Andaluza de Jardines Botánicos ha permitido cartografiar en la comunidad autónoma más de 1.000 nuevas poblaciones de especies amenazadas. De estos núcleos, un 60% suponen una novedad dentro del ámbito del trabajo de la cartografía de la flora amenazada andaluza, lo que establece nuevas posibilidades de gestión y conservación para numerosas plantas, muchas de las cuales se consideraban incluso desaparecidas en la región.

Entre las plantas que carecían de citas confirmadas en los últimos tiempos cabe destacar la localización en la Sierra de las Villas de una población inferior a los 100 ejemplares de Rhaponticoides alpina, especie de la que no se tenían datos en Andalucía desde hace más de 25 años. Lo mismo ha ocurrido con Teucrium balthazaris, una planta encontrada recientemente en la provincia de Almería y que se corresponde con una cita antigua que no había podido detectarse desde hace décadas.

Otros hitos especialmente relevantes por el grado de novedad y de amenaza de las especies implicadas son la detección en la sierra de Baza de una población de Erodium daucoides subsp. daucoides, taxón catalogado como 'vulnerable' en la Lista Roja de Flora Vascular de Andalucía y que ha supuesto una novedad en el sector biogeográfico Guadiciano-Bacense. Casos similares se han producido en la provincia de Almería con las primeras citas conocidas de Lythrum baeticum (en peligro) y Puccinellia caespitosa (en peligro crítico); en Cádiz con Cynara tournefortii, única localidad confirmada en la provincia; así como las dos nuevas localidades de Vicia lutea subsp. cavanillesii, especie catalogada como 'vulnerable' en la Lista Roja Andaluza de la que no existía ninguna localidad confirmada in situ recientemente en el Sector Aljíbico; o la presencia de Linaria amoi en Boquete de Zafarraya (Granada) y que es la única localidad confirmada hasta ahora en el sector Rondeño.

Además de estas localizaciones se han producido en los últimos años muchas otras que han supuesto grandes avances desde el punto de vista poblacional para especies amenazadas como Viola lactea, Jasyone corymbosa, Krascheninninkovia ceratoides o Cynara tournefortii entre otras muchas. Estos hallazgos no sólo suponen un incremento en la densidad y distribución conocida de estas especies, sino que su seguimiento y manejo permite aumentar el conocimiento de aspectos como la fenología reproductiva de las mismas, al tiempo que mejorar sus perspectivas de conservación futura.

La Red Andaluza de Jardines Botánicos fue creada por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en el año 2001 con la intención de exponer, dar a conocer y conservar a las especies que componen la extensa flora andaluza. Esta red está formada actualmente de diez centros repartidos por la geografía andaluza y el esfuerzo de seguimiento desempeñado por la misma es posible en gran medida gracias a la colaboración de los agentes de Medio Ambiente, aficionados a la botánica, universidades y otras instituciones. En la actualidad la cartografía de flora amenazada en Andalucía está formada por 17.934 localidades de más de 900 taxones incluidos en la normativa vigente o en las listas rojas andaluza o nacional, de las que 11.903 están confirmadas y evaluadas en sus amenazas y estado de conservación.

(Fuente: artículo publicado en web Consejería de Medio Ambiente).


Agentes de Medio Ambiente en la Romería de Torregarcía (09/01/10)

Los romeros miran al cielo para que permita salir mañana a Torregarcía (Almería). El año pasado se suspendió la romería por primera vez en su historia y la probabilidad de lluvia el domingo es del 65 por ciento.

Los romeros almerienses miran al cielo y a él se encomiendan para que no frustre, como el año pasado, la tradicional romería hacia Torregarcía. En 2009 fue la primera ocasión que la Hermandad de la Virgen del Mar dejó de celebrar el acto de veneración a la Patrona de Almería. Lo intentaron, pero tras salir y recorrer varios kilómetros, la lluvia torrencial obligó a los organizadores a dar marcha atrás a la altura del barrio de Los Molinos.

Las previsiones meteorológicas para el domingo hacen temer lo peor. La agencia estatal Aemet prevé lluvia con una probabilidad del 65 por ciento para la jornada de mañana.

Si finalmente el agua da un tregua a los fieles, éstos tendrán que enfrentarse, no obstante, a unas temperaturas nada usuales en estas tierras: una máxima de 11 grados centígrados y una mínima de 3, aunque la nota positiva es que el viento no soplará con excesiva fuerza para hacer aún más desapacible la estancia fuera de casa.

Las administraciones se han puesto, no obstante, manos a la obra para atender a las más de 30.000 almas que se den cita en el entorno donde apareció por vez primera la talla de la Virgen del Mar.

La Junta de Andalucía pondrá en marcha un operativo especial para la romería, dado que se celebra en un enclave situado dentro del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

El personal de la Delegación provincial de Medio Ambiente ha llevado a cabo, en los días previos, una serie de iniciativas para preparar el terreno a través de tareas de limpieza en los alrededores de la ermita de la Virgen del Mar, necesarias más que nunca tras el último temporal de lluvia y viento.

El Gobierno autonómico cederá, además, el uso del antiguo Cuartel de la Guardia Civil existente en las proximidades del torreón de Torregarcía para instalar el puesto de mando desde donde se coordinarán los diferentes órganos que participan en el desarrollo de la romería.

Leña para todos.

Medio Ambiente pondrá, asimismo, a disposición de los romeros haces de leña procedentes de las tareas de limpieza de bosques que realiza la Junta de Andalucía, concretamente en la Sierra de los Filabres, al objeto de prestar un servicio a los asistentes y, por otro lado, velar por la conservación del espacio natural en que se desarrolla este evento.

No hay que olvidar, destacan desde la Administración autonómica, que la romería de Torregarcía tiene lugar en zonas de alto valor ambiental dentro Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, en las que es imprescindible preservar el entorno.

Hasta 15 personas -entre miembros del cuerpo de agentes de Medio Ambiente y técnicos del Parque Natural- van a estar trabajando el día de la romería 'in situ' para, entre otras actividades, explicar los pormenores del espacio natural, a través del punto de información que se va a habilitar y en el que se repartirá material divulgativo sobre este entorno.

Medio Ambiente contará igualmente con un camión autobomba, con una capacidad de 4.000 litros, adscrito al Plan Infoca, para sofocar de manera inmediata cualquier conato de incendio que se pueda producir.

«Estamos ante un evento muy importante para la ciudad de Almería y desde la Junta trabajamos para que sea del gusto de todos», ha comentado el delegado provincial, Clemente García. «Dado que este día, el ocio es totalmente compatible con el buen uso y la conservación de este singular espacio natural, deseamos que los almerienses puedan disfrutar de esta romería como cada año», ha declarado.

El representante andaluz ha recordado, en este sentido, «la necesidad de hacer fuego sólo en los espacios habilitados para tal fin, evitar la circulación con vehículos a motor fuera de los caminos existentes y hacer uso de las papeleras y contenedores instalados para que la romería de Torregarcía siga celebrándose en un lugar privilegiado».

(Fuente: artículo publicado en ideal.es).


Agentes controlan en Málaga el nematodo del pino (07/01/10)

Una plaga amenaza con destruir el extenso pinar de la provincia. Un gusano microscópico ha devastado ya las sierras lusas, se ha colado en Extremadura y mantiene en alerta a la Junta de Andalucía.

Bichos, tan necesarios para unas cosas y tan detestables para otras. Necesarias las abejas que germinan millones de plantas por el mundo, e innecesarias las miles de plagas parasitarias que quieren acabar con especies y bosques. Por si la provincia no tuviera poco con el picudo rojo, un escarabajo importado de Egipto que está devorando a placer miles de palmeras canarias repartidas por toda la Costa y el Valle del Guadalhorce, ahora una nueva plaga que está devastando Portugal y que ya ha llegado a Extremadura, amenaza con acabar con los extensos pinares con los que cuenta Andalucía, y por tanto Málaga.

El llamado nematodo del pino es un gusano microscópico que vive en el organismo de un escarabajo (monochamus) que es el que lo traslada de un sitio a otro. Y ese nematodo, indeseablemente importado de Norteamérica, que en algunos ámbitos conocen como el vampiro de los pinos, tiene la capacidad de acabar con una ladera entera de pinares en tan sólo sesenta días. Vamos, una sangría, según apuntan desde ámbitos forestales.

La Consejería de Medio Ambiente ya dio el año pasado la voz de alarma y desde entonces los agentes ambientales de la provincia han observado con cierta frecuencia las sierras de pinares malagueñas para comprobar que las masas estaban fuera de peligro. El 'Bursaphelenchus xylophilus', un nombre un tanto difícil, es tan voraz que en las cercanas tierras lusas le han apodado, no precisamente de forma cariñosa, «la bestia». Y Málaga tiene motivos para estar ojo avizor ya que casi la mitad de su superficie forestal arbolada es de coníferas (pinares, abetos y enebros), ni más ni menos que 85.493 hectáreas, según indica el Inventario Nacional de Erosión de Suelos, que publicó en 2007 el Ministerio de Medio Ambiente.

Y de las coníferas, el pinar fundamentalmente se lleva la palma. Baste como ejemplo saber que la mayor parte de las 5.000 hectáreas que coronan la capital, Los Montes de Málaga, son de pinos, en su mayoría carrascos, que se plantaron en su día por orden del conde de Guadalhorce. Y que otras muchas sierras malagueñas, las de Mijas, Ojén, Tejeda, Alhaurín el Grande, de la Torre, Bermeja de Estepona y Genalguacil y otros muchos parajes tienen importantes extensiones de diferentes especies de pinos.

La forma de propagación no es otra que a través de madera venida de los puntos infectados, es decir de Portugal y Extremadura, por eso Agricultura, que es la competente en plagas, ha exigido que se haga un exhaustivo control en aduanas. No obstante, las lluvias y el frío frenan su expansión, por lo que mientras que dure el invierno 'de verdad', la provincia puede respirar tranquila, aunque debe andar vigilante.

(Fuente: artículo publicado en SUR.es).


La Audiencia Provincial de Jaén ratifica denuncia de Agentes de Medio Ambiente (04/01/10)

La Audiencia da tres meses de plazo para demoler una nave ilegal.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Jaén ha dado tres meses de plazo a Pedro R.T. para que tire a su costa la nave ilegal que se construyó en el paraje La Platera de Torres de Albanchez, clasificado como suelo no urbanizable y dentro del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. La Audiencia lo castiga ademas, como autor de un delito contra la ordenación del territorio, con año y medio de prisión (no tendrá que cumplirlo porque no tiene antecedentes), además de una multa de 1.080 euros. Por una falta de desobediencia se le ponen otros 30 euros.

También se condena al ex alcalde de Torres de Albanchez, José Antonio Álvarez López (que acumula ya varias condenas similares) por prevaricación a una multa de 2.163 euros y a inhabilitación para cargo público durante diez años y un día.

La nave en cuestión se levantó en 2006 con autorización por escrito del alcalde. Una autorización «al margen de la legalidad urbanística con infracción grosera de los más elementales requisitos procedimentales, careciendo entre otros del preceptivo informe de la consejería de Medio Ambiente y no habiendo ni siquiera incoado expediente administrativo alguno». Fueron agentes de Medio Ambiente lo que denunciaron.

(Fuente: artículo publicado en ideal.es).


Creada una Brigada de Agentes para erradicar los cebos envenenados (02/01/10)

La Junta crea una brigada de agentes para erradicar los cebos envenenados. Está compuesta por 14 agentes de todos los rincones de la provincia · Su trabajo se complementará con un equipo canino conformado por 13 perros adiestrados.

La Junta de Andalucía trabaja desde hace tiempo para erradicar el uso de cebos envenenados en el campo en Almería con el fin de evitar riesgos a los seres humanos y a los animales. Ahora, además, la Junta destina a esta tarea una brigada específica de Agentes de Medio Ambiente, denominada Brigada de Investigación de Envenenamiento de la Fauna. En concreto, 14 agentes, de todos los rincones de la provincia, van a dedicarse a detectar y eliminar estos cebos que contienen veneno y que suponen un peligro tanto para la fauna silvestre como para las personas.

Los componentes de esta brigada están, por lo tanto, estratégicamente ubicados en toda la provincia y pueden inspeccionar cualquier lugar en un plazo menor de cinco horas.

Por otro lado, la presencia de cebos envenenados es un peligro muy acuciante para la supervivencia de especies animales. Las más amenazadas por este tipo de uso de cebos son especies que actualmente están en riesgo y cuya pérdida es un serio revés para la diversidad ambiental. Es el caso del águila imperial ibérica, el buitre negro, el alimoche o el quebrantahuesos.

Por otra parte, los productos utilizados para envenenar cebos son altamente peligrosos también para las personas porque su introducción en los sistemas ecológicos supone un grave riesgo para la salud humana. De hecho, se ha constatado la presencia del tóxico en el campo camuflado en alimentos, como magdalenas o embutidos que pueden ser ingeridos de forma accidental por niños. Pero, además, este tóxico puede incorporarse a la cadena alimentaria de manera indirecta a través del consumo de caracoles o de especies cinegéticas, como el jabalí o la liebre, que previamente hayan estado en contacto con los cebos.

Asimismo, junto a predadores y carroñeros, pueden también verse indirectamente afectadas otras especies animales que ingieran los insectos envenenados que proliferan en torno a los cebos. Este hecho, amplía considerablemente la magnitud del problema y los riesgos de que el veneno se incorpore a la cadena alimentaria.

Por todo ello, el uso de cebos envenenados está tipificado como delito en el Código Penal, además de suponer una infracción administrativa, y aparece ligado a una práctica irregular de la caza.

Para luchar contra estas prácticas, la Junta, a través de la Consejería de Medio Ambiente, cuenta con personal y todo un protocolo de actuación, denominado "Estrategia para la erradicación del uso ilegal de cebos envenenados" que enlaza con los diversos programas de conservación de especies animales y de prevención de riesgos a personas que lleva a cabo el Gobierno autonómico.

Este protocolo, que es el que ponen en marcha los Agentes de Medio Ambiente, consta de varias herramientas, como un Centro de Análisis y Diagnóstico, en el que se analizan las muestras de cebos encontradas en el campo para ver si son de veneno o no, un Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) en Vélez Blanco, donde son llevados los ejemplares de animales intoxicados para que sean curados y devueltos a la naturaleza, la actuación eficaz de los Agentes de Medio Ambiente y equipos caninos de rastreo.

Precisamente, este equipo canino es el que entra en acción en cuanto hay sospecha de la presencia de cebos envenenados en el campo.

La Junta de Andalucía cuenta en la actualidad con 13 perros adiestrados específicamente para detectar cebos envenenados. Son de cinco razas: perro de aguas español, pastor alemán, pastor belga, labrador retriever y golden.

Todos estos perros forman parte del Equipo Canino de la Junta, que está dispuesto a actuar en cualquier momento.

De hecho, este Equipo Canino suele realizar inspecciones de forma periódica, para detectar posibles cebos envenenados, y también cuando se ha localizado algún supuesto cebo o cadáver envenenado.

Entonces, los Agentes de Medio Ambiente de la Junta requieren la presencia de este Equipo canino y se inicia todo un plan de trabajo.

Después de rastrear la zona y en el caso de que los perros encuentren veneno, los Agentes de Medio Ambiente señalizan el lugar de hallazgo, mediante un sistema de GPS, y toman muestras que son enviadas al Centro de Análisis que tiene la Consejería de Medio Ambiente para su examen.

En este centro se realiza un análisis de las muestras y se remiten los resultados a la Delegación Provincial de Almería, donde se toman las medidas administrativas correspondientes.

Estas medidas consisten en abrir un expediente sancionador al presunto responsable de haber puesto cebos envenenados y se remite el expediente a la fiscalía o juzgado de instrucción ya que el uso de cebos envenenados es un delito. Este expediente suele acabar en una sanción, que dependiendo de la gravedad puede ir desde los 60.000 a los 300.000 euros.

El delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Almería, Clemente García, ha indicado que "la finalidad de todo este proceso es que pague quien pone cebos envenenados". "De ahí que las sanciones sean significativas, dada la peligrosidad para los seres humanos y para los animales que supone poner cebos envenenados en nuestro campo".

El equipo canino se pone en marcha a iniciativa de la delegación Provincial de Medio Ambiente, pero también si así lo solicita la Guardia Civil o como consecuencia de la denuncia de un particular. Este equipo actúa no solo en terrenos cinegéticos sino también en otros terrenos rústicos donde se presuma que se ha colocado veneno.

García ha afirmado que "con las medidas que se vienen adoptando, y gracias a la labor vigilante de los Agentes de Medio Ambiente y más ahora con la creación de la Brigada específica en la lucha contra los venenos, la detección de estos peligrosos cebos se realiza cada vez con mayor eficacia y rapidez".

"Esta buena gestión está permitiendo elaborar un mapa provincial de venenos que refleja lugares y frecuencia y nos acerca cada vez más a la identificación de los responsables de su colocación, que no dejan de ser una minoría dentro del amplio colectivo de cazadores almerienses que sí cumple la normativa cinegética y respeta el medio ambiente", ha añadido.

En lo que va de año, los Agentes de Medio Ambiente de la delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Almería han realizado 39 inspecciones ante la sospecha de veneno en cebos.

De ellas, en 18 el cebo contenía veneno. Los tipos de venenos más habituales son fundamentalmente plaguicidas en altas concentraciones.

El delegado Provincial de Medio Ambiente, Clemente García ha incidido, en que "desde la delegación de Medio Ambiente, apostamos por la especialización del Colectivo de Agentes de Medio Ambiente, para prestar un servicio mejor y eficaz a los ciudadanos; por ello hemos creado esta Brigada de Investigación de Envenenamiento de la Fauna".

García ha remarcado que "tenemos que tener conciencia de que la colocación de cebos envenenados entraña graves riesgos para animales y personas y por ello es también importante contar con un equipo humano, como el de esta brigada, especializado en esta materia, a fin de averiguar y poder acabar con este tipo de delitos".

El delegado ha concluido que "en definitiva, lo que nos proponemos es que este tipo de prácticas desaparezca del monte almeriense, a fin de que el campo esté abierto, y sin riesgos para nadie, de modo que puedan disfrutar de él todos aquellos que quieran, bien en usos cinegéticos, con actividades como la caza, bien en otros usos de ocio, como senderismo y actividades en la naturaleza".

(Fuente: artículo publicado en elalmeria.es).